Ir al contenido principal

Reseña Yo la peor - Novela de Mónica Lavín

“La peor de todas Sor Juana Inés de la Cruz”
Por Natalia Castrejón


En una época donde las mujeres tenían que callar y si les era permitido hablar saber callarse a tiempo, existió una monja poeta que se salió del huacal: Sor Juana Inés de la Cruz. La vida de esta y otras mujeres condenadas al silencio es contada en “Yo la Peor” novela histórica de la escritora y bióloga mexicana Mónica Lavín

Esta obra, ganadora del Premio Poniatowska 2010, es una combinación de invenciones de la autora e investigación histórica detallada. El libro permite adentrarse en la Nueva España del siglo XVII: imaginar las calles de la capital de México con arrieros, aguadores, castas y desigualdades. 

La niña del volcán”, “La favorita de la Virreina” y “El sosiego de los libros” son las tres partes del libro en que se narra la vida de la Fénix de México: una niña de campo que aprendió a leer a temprana edad, que inauguró un futuro distinto para las mujeres de su familia al ir a estudiar a la Ciudad de México, aunque fuera de arrimada y que se convirtió en una poeta, amiga de las palabras.

La obra está barnizada con la vida de las castas en la Nueva España, donde supuestamente los negros, por tener ese color de piel, estaban hechos para el trabajo y las negras no se hacían monjas porque eran consideradas criaturas del diablo. Puede imaginarse al leer este libro un nuevo reino donde convivían mestizos, mulatos, indígenas y españoles de segunda. Las relaciones imposibles entre estas clases sociales y sus estragos, abundan en la novela. 

Pero las mujeres son las protagonistas de esta historia virreinal. El destino de ellas estaba dictado por la palabra y voluntad de los bolsillos de los hombres que las rodeaban; ellas tenían que callar, obedecer, soportar. En este contexto donde las féminas atendían trabajos delicados, dignos y sublimes, Juana Inés de Asbaje Ramírez de Santillana soñó con asistir a la universidad pero como no pudo lograrlo, casarse con Cristo y enclaustrarse en un convento fue su elección.  

Las mujeres de esta historia eran vistas como platillos o frutas que los hombres podían escoger y disfrutar; las violaciones sexuales se justificaban. A través de mandatos como la virginidad o la etiqueta loca, es visible en la obra un odio profundo hacia las mujeres, del que no se salvó la siempre virtuosa Juana Inés. 

Mónica Lavín creó esta obra porque se sintió cerca y sedienta de los versos de Sor Juana. Al hacerlo entregó un libro en el que “lobos” de la iglesia católica  y muchas otras personas trataron de deshacerse de la amiga de las palabras, pero ella resistió siendo la peor … 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Conocer palabras: libar arrebol y amplexo. Natipalabras

Revista deliciosa cual pastel y difusión de la lectura

19S: la incertidumbre de una hija y su madre