Ir al contenido principal

Nat-in museos: Bienal de Pintura J. A. Monroy (2018)

Por Natalia Castrejón.

Entrar a museos, observar las obras artísticas, conocerlos a ambos es inquietante.
Disfruto los colores, la imaginación que me producen.
El mero hecho de estar ahí y conocer.


Entre formas, pinceladas, colores, luces y cuadros arreglados nuevos mundos se abren.
Surgen preguntas: ¿qué es el arte? ¿cómo se imaginaron esto los artistas?, ¿cuando?, ¿qué sentían,
en qué momento hicieron esto?, ¿qué significa?

No hay una respuesta final; hay múltiples interpretaciones. El arte es subjetivo.
Pero las descripciones que acompañan pinturas, esculturas, instalaciones y
demás son guía y bien pueden desviar la interpretación inicial que se tenía de ellas o ayudar
a encontrar sentido a las historias e ideas que cuentan.



Presento a continuación 4 de las 35 pinturas que formaron parte de la edición 2016
del Premio de Pintura José Atanasio Monroy, creado en 1999 por la Universidad de Guadalajara.
La muestra está desde el 6 de julio al 26 de agosto de 2018 en el Museo Raúl Anguiano.

Dicho museo, cercano a la Glorieta de los Niños Héroes
en Guadalajara México fue inaugurado en 2003, es un homenaje a la obra y vida
del pintor que lleva su nombre quien se destacó por sus retratos, así como por destacar
la figura del indígena mexicana contemporánea y la representación de la naturaleza.
Su pintura “La Espina” estuvo presente en la portada de libros de texto gratuitos
de nivel primaria de la Secretaría de Educación Pública (SEP).

(1/8/2018)


Estas obras captaron mi atención por las obras en sí y la descripción de las mismas. Aquí hay una síntesis de lo que me hicieron pensar:


Recuerdos que son, que dejan de ser. Que ya ni siquiera tienen un firme significado.
Siguen ahí. De una forma u otra.
Autorretratos que no lo parecen, porque no son convencionales. Elevarse a lo divino.
Experimentar la divinidad sin ser dejar la humanidad.
Realidad hecha cuadro pintado. ¿cómo logran plasmar todo eso?, me parece magia.
Se va de lo real a lo imaginario: a la confrontación.
Sueños, plasmados. La superación, la búsqueda constante de uno, o de una.









¿Qué piensan de éstas pinturas, de sus descripciones?, ¿les gusta visitar museos?, ¿cuáles son sus favoritos?, ¿qué piensan del arte? Cuéntenme lectoras y lectores naticiosos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Conocer palabras: libar arrebol y amplexo. Natipalabras

¡Hola! soy Natalia Castrejón y esto es NatiPalabras .  [En este video ] les cuento los significados de tres palabras : libar , arrebol y amplexo .  Comenzaré con libar , que significa “sorber suavemente el jugo de las flores”, esto lo hacen, especialmente las abejas. El  término me encanta porque define algo muy específico, una acción muy detallada. Otro de los   significados de libar es “gustar un licor paladeándolo”.  Hace un tiempo vi un letrero que decía algo como “al mezcal se le dan besitos, no tragos” … por lo cual otra forma de decir esto sería “al mezcal se le liba, no se le dan tragos”. Algunos sinónimos de libar son:  sorber, succionar y paladear.  Ahora vamos con arrebol . Arrebol es un color rojo , especialmente el de las nubes y otras cosas cuando las ilumina el sol del amanecer o del ocaso. A mí me encantan esos cielos arrebolados que parecen cuadros pintados, ¿a ustedes?  Otro de los significados de arrebol es color

La mujer que nació tres veces de Sandra Frid Reseña por Natalia Castrejón

Entre desnudos, poesías, gatos, pinturas, placeres y el mar vivió Nahui Olin, una mujer mexicana que decidió cómo vivir  y con quién compartirse afectiva y sexualmente durante el siglo pasado. Con sus ojos verdes memorables, esta mujer inteligente, vivió un México posterior a la Revolución Mexicana: empolvado y manejado por hombres. Esta es una reseña de La mujer que nació tres veces, novela de Sandra Frid editada por Planeta y publicada en 2019, que permite imbuirse en la vida de aquella mujer enigmática y rebelde cuyas creaciones artísticas fueron menospreciadas.  A través de 246 páginas, Sandra Frid, narra de la niñez a la vejez de Nahui, en todas estas etapas Olinescas es constante la audacia y desenfreno cubierto de libertad. Gocé con Nahui sus encuentros sexuales, admiré su determinación para presentarse sin ropa, sufrí la pérdida de su vida anhelada en la calma del mar, con su capitán, y cuestioné sus formas inusuales, la cuestioné a ella. Ahora comparto

Recomendaciones de la fotoperiodista y emprendedora mexicana Lucía Flores Mejía

Por Natalia Castrejón Vive las historias en primera fila y las cuenta, le gustan especialmente las de la gente menos favorecida, las visibiliza para que no se queden en el olvido. Hace fotoperiodismo , retrata la vida, ella es Lucía Flores Mejía (Instagram:  @lufm_   Twitter:  @lu_fm   ). Lucía Flores Mejía en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM. 22 de octubre 2018. Foto por Natalia Castrejón. Estudió Ciencias de la Comunicación en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales (FCPyS) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). A sus 25 años es fundadora y coordinadora de contenido en Obturador MX, una agencia de fotografía y video que da información en tiempo real del acontecer noticioso de la Ciudad de México. En 2016 fue a Cuba a cubrir el funeral de Fidel Castro y este 2018 trabajó 25 horas seguidas para fotografiar el triunfo electoral del presidente electo Andrés Manuel López Obrador. Éstas son las recomendaciones sobr