Ir al contenido principal

Rescate al estilo mexicano del Eurojazz

Texto y fotografías por Natalia Castrejón [el  viernes 3 de marzo de 2018 ocurrió esto que les cuento] 

La bestia del este casi deja sin inauguración a la edición 2018 del Eurojazz. La paralizadora ola polar dejó varados en Irlanda a The Kevin Brady Trio quienes serían los primeros en llenar de jazz el Centro Nacional de las Artes (Cenart); por fortuna los talentosos músicos mexicanos de Alex Mercado Trío y Héctor Infanzón Orquesta salvaron la apertura.

Cerca de la Escuela Superior de Música del Instituto Nacional de Bellas Artes, unas vallas rojas decoraban el lugar y fueron las que tuvieron que cruzar 4,143 asistentes al primer día del festival para llegar a las áreas verdes que a partir de las seis se llenarían de jazz. 

En la zona de food trucks además de “buen asado, vino y un parrillero que está divino” había hot dogs y baguettes al estilo de República Checa entre las opciones de comida y para las bebidas estaba el camión La gartija azul del que salían vasos de plástico llenos de bebidas que amenizarían dulcemente el espectáculo para sus compradores. 

“Acercadse, no tengais miedo” dijo uno de los integrantes del grupo de música que con gaita, batería y atuendos de época propagaba música medieval en la zona de comida mientras dos arlequines en zancos saludaban a los asistentes y un bufón a ratos malabareaba y se equilibraba sobre una tablas y cilindros.



EL PÚBLICO 

Cabelleras azul brillante, morado desteñido y mochilas colgadas a la espalda denotaban que la mayoría del público era joven, en un rango de entre 20 y 30 años. Parejas de novios, se abrazaban mientras otros se enganchaban tiernamente de los labios. Grupos señoriles de amigos se tomaban selfies con vista al escenario y no faltó el público infantil: niños corrían por el pasto o eran paseados en sus carreolas envueltos en cobijas. 

LOS CONCIERTOS

Después de que Ricardo Calderón Figueroa, director general del Cenart e Imma Roca, jefa adjunta de la delegación de la Unión Europea, dieran por inaugurada la 21 edición del festival musical, comenzaron los teclazos de piano lentos y suaves del jazz contemporáneo de Álex Mercado Trío que pronto logró un movimiento generalizado de cabezas que asentían o negaban al ritmo de la música en una atmósfera naranja que daba el atardecer. Paisajes, rapsody y punto ciego fueron algunas de las melodías que inundaron los oídos del público.


Al final de la presentación los asistentes no dudaron en levantarse, ovacionar y pedir con anhelo “otra, otra, otra,” pero no fue posible pues pronto se adueñarían del escenario los 14 músicos de Héctor Infanzón Orquesta que con piano, saxofones, congas y bongós pusieron a bailar a los asistentes con el ritmo tropical de temas como 'no porque me acuerdo' y 'me la quedo'. Después de cada pieza, los aplausos estallaban, los bravo y chiflidos ruidosos aparecían. Las cámaras sobre grúas móviles se acercaban a los músicos y a la audiencia y los proyectaban en dos pantallas dispuestas en las áreas verdes para aquellos que no quisieron aglomerarse y vivir de cerca las presentaciones y para aquellos que seguían la transmisión del evento por internet. La mayor parte de los asistentes vivió los conciertos sentados o acostados plácidamente en el pasto, algunos precavidos colocaron mantas o suéteres para que sus asentaderas no resintieran la humedad mientras que otros se descalzaron para disfrutarla. Unos más visualizaban el espectáculo desde las sillas de día de campo que habían transportado hasta el Cenart.

A pesar de ser un entorno era familiar, durante las dos presentaciones, elegantes humaredas de cigarrillos se pudieron observar y conforme el sol se iba y la música seguía, el olor de la alucinante marihuana impregnó el aire. Más de uno hizo mueca de disgusto y se tapó la nariz. Se fue el sol, el jazz siguió y el efecto bailador volvió como ese poderoso olor. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Conocer palabras: libar arrebol y amplexo. Natipalabras

¡Hola! soy Natalia Castrejón y esto es NatiPalabras .  [En este video ] les cuento los significados de tres palabras : libar , arrebol y amplexo .  Comenzaré con libar , que significa “sorber suavemente el jugo de las flores”, esto lo hacen, especialmente las abejas. El  término me encanta porque define algo muy específico, una acción muy detallada. Otro de los   significados de libar es “gustar un licor paladeándolo”.  Hace un tiempo vi un letrero que decía algo como “al mezcal se le dan besitos, no tragos” … por lo cual otra forma de decir esto sería “al mezcal se le liba, no se le dan tragos”. Algunos sinónimos de libar son:  sorber, succionar y paladear.  Ahora vamos con arrebol . Arrebol es un color rojo , especialmente el de las nubes y otras cosas cuando las ilumina el sol del amanecer o del ocaso. A mí me encantan esos cielos arrebolados que parecen cuadros pintados, ¿a ustedes?  Otro de los significados de arrebol es color

La mujer que nació tres veces de Sandra Frid Reseña por Natalia Castrejón

Entre desnudos, poesías, gatos, pinturas, placeres y el mar vivió Nahui Olin, una mujer mexicana que decidió cómo vivir  y con quién compartirse afectiva y sexualmente durante el siglo pasado. Con sus ojos verdes memorables, esta mujer inteligente, vivió un México posterior a la Revolución Mexicana: empolvado y manejado por hombres. Esta es una reseña de La mujer que nació tres veces, novela de Sandra Frid editada por Planeta y publicada en 2019, que permite imbuirse en la vida de aquella mujer enigmática y rebelde cuyas creaciones artísticas fueron menospreciadas.  A través de 246 páginas, Sandra Frid, narra de la niñez a la vejez de Nahui, en todas estas etapas Olinescas es constante la audacia y desenfreno cubierto de libertad. Gocé con Nahui sus encuentros sexuales, admiré su determinación para presentarse sin ropa, sufrí la pérdida de su vida anhelada en la calma del mar, con su capitán, y cuestioné sus formas inusuales, la cuestioné a ella. Ahora comparto

Revista deliciosa cual pastel y difusión de la lectura

Texto y fotografía por Natalia Castrejón  Deliciosa, cual pastel o helado, debe ser la revista que yo cree, como proyecto final, según María Eugenia Ávila Urbina, mi maestra de diseño editorial; el objetivo es que sea consumida: innovación y calidad es lo que pide.  En sus amables clases, la lectura y su difusión han sido temas recurrentes; ¿cómo hacemos que la gente empiece a leer y que se emocione al hacerlo? y ¿cuál es una lectura de calidad? son cuestionamientos retadores que ha planteado la docente.  Ávila Urbina ha aceptado que existe una crisis editorial que supone empleos absorbentes y falta de lectores; para hacerle frente propone a los estudiantes ofrecer contenidos de calidad. El por qué de esta naticia es que sus clases me han inspirado. ¿Les gusta leer, lectores naticiosos?, ¿qué leen? ---- “¿Cómo hacemos que la gente empiece a leer ?” fue una de las preguntas que la comunicóloga María Eugenia Ávila Urbina hizo a su grupo de estud